Truco 02
Cómo sacarle partido a cada parte del pollo

Los distintos cortes de pollo Pazo de Pías se adaptan a todo tipo de elaboraciones. Te dejamos una pequeña guía para que le saques el máximo partido a cada pieza.

Alitas de pollo: una delicia muy versátil que encanta a todos

Con las alitas de pollo no hace falta complicarse. Lo básico funciona muy bien. Una forma muy fácil de preparlas es marinarlas, masajeando bien, con una cucharada de aceite, sal, pimienta, una cucharada de tomillo, otra de romero y otra de orégano. Mételas al horno a 180ºC y ¡listo! Si quieres algo más elaborado puedas prepararlas con una salsa de mostaza y miel o “estilo buffalo”, al más puro estilo americano, con una salsa picante ligeramente agridulce.

 

Pechugas de pollo: hay vida más allá de la plancha

Si estás cansado de comer la pechuga de pollo siempre de la misma forma, te proponemos varias alternativas que te conquistarán nuevamente.

Puedes preparar unas brochetas con verduras y marinarlas con tu vinagreta favorita. Una receta buena, bonita y barata. El truco: marina la carne unos 20 minutos para que la carne adquiera sabor y la superficie se ablande ligeramente.

Los amantes de los rebozados tendrán en las pechugas de pollo a la Villeroy su receta favorita. Su preparación es un poco más complicada, pero el resultado merece la pena. Prepara una salsa velouté (bechamel ligada con caldo de ave). Cubre las pechugas con la salsa y deja que se enfríen en la nevera. Finalmente, empánalas y fríelas.

Si buscas algo más ligero o un entrante para las fiestas navideñas, siempre puedes usar las pechugas de pollo para alegrar una ensalada. ¡Con judías verdes o col están buenísimas!

 

Jamoncitos y cuartostraseros de pollo: el resultado más tierno

Los jamoncitos y cuartostraseros de pollo son una de las partes más agradecidas. Aguantan bien todo tipo de cocciones, tanto en seco como en húmedo, y siempre quedan tiernos y jugosos, si la carne es de calidad. Prueba a hacer un mar y montaña con los muslos y sorprende a todos esta Navidad. Añádele unas cigalas o langostinos y nuestra longaniza de pollo. ¡Simplemente espectacular!